¿Que protección me ofrece una póliza jurídica de arrendamiento?

Una de las grandes dificultades que toda persona que decide rentar un inmueble enfrenta, es la de encontrar el inquilino ideal. El modelo perfecto de una relación de negocios, es cuando las dos partes pueden lograr un sistema ganar-ganar que beneficie a todos los involucrados. Pero en la práctica, sabemos que estos principios rara vez se cumplen, ya que no debemos olvidar nuestra naturaleza humana que nos orilla a buscar una situación que sea más provechosa para nuestra causa. El sector de la renta inmobiliaria no es la excepción, ya que en innumerables ocasiones, y sin contar con las bases jurídicas necesarias, existe alguien que pierda u obtenga menos que la otra persona. Esta situación crea desconfianza dentro del sector, así como en los futuros arrendatarios.

Para evitar situaciones desventajosas entre ambas partes, en el mercado inmobiliario existen opciones para protegerte cuando rentas tu inmueble o cuando decides rentarlo como inquilino. El elemento legal que analizaremos hoy, es la póliza jurídica de arrendamiento; que brinda el total apoyo a los arrendadores cuando existe impago en las rentas, abandono del inmueble e incluso demandas en nuestra contra por no contar con un contrato firmado. Por su parte, el arrendatario gana en tranquilidad al contar con un instrumento legal, que en caso de presentarse una situación adversa, puede recurrir al documento pactado previamente y hacer valer sus derechos. El objetivo de la póliza es evitar confrontaciones entre las personas involucradas en el trato y brindar asesoría y respaldo legal, por especialistas en materia de derecho.

 

Protección para el arrendador

Para comprender mejor los beneficios de contratar una póliza jurídica de arrendamiento, comenzaremos con la protección que le brinda al arrendador. Al adquirir una póliza, cuentas con el respaldo de un despacho jurídico que responderá en caso de incumplimiento en el pago de la renta, desperfectos hechos en la propiedad y en casos más extremos, la negativa del inquilino de abandonar el inmueble al término del plazo del contrato.

La participación del despacho, comienza con la investigación previa al inquilino; analizando elementos como el buró de crédito, buró judicial, validación de identidad, solvencia económica, referencias personales, registro público de la propiedad y la solvencia de su fiador.  Para garantizar la certeza jurídica en la negociación, se firma un contrato que es supervisado por los abogados del despacho jurídico, basado en políticas y procedimientos previamente establecidos. Cada cierto tiempo, se evaluará el cumplimiento del trato, en caso de algún detalle no aclarado, se vuelve a negociar para llegar a un acuerdo.

Éste tipo de pólizas juridicas funcionan similar a un seguro, y su característica principal, es que al cumplirse con lo estipulado en el contrato, la empresa jurídica no tendrá que intervenir; por el contrario, si hay una violación del trato, el arrendador recibirá asesoría jurídica, profesional y personalizada por parte de los abogados del despacho. Si el problema es ocasionado por la falta de pago de rentas (hay empresas que desde el primer mes moratorio lo aplican), se demanda judicialmente al inquilino para que sea devuelto el inmueble. Otra situación en la que se emplea la póliza, es cuando el arrendatario abandona la propiedad sin previo aviso, para solucionarlo; la empresa te previene con la entrega legal del inmueble arrendado. Por último, uno de los problemas que más suceden cuando una persona renta su propiedad, es la negativa del inquilino de desocupar o entregar el bien inmueble al finalizar el plazo del contrato. El procedimiento del despacho para recuperar la propiedad, es en base a una demanda para el desalojo del inquilino, evitando que mantenga el inmueble.

 

Protección para el arrendatario

La póliza jurídica de arrendamiento proporciona tranquilidad al inquilino de un inmueble al saber que la propiedad está protegida ante cualquier controversia que pudiera existir. Desde la primera fase de investigación al inquilino, este se ve beneficiado porque demuestra que cuenta con la solvencia económica para hacer frente al pago de rentas mensuales, sin la necesidad de contar con avales, fianzas o garantías que en el pasado hacían muy difícil que las personas pudieran rentar una propiedad. Esto genera seguridad de quién rentará tu casa y a quién se la estás rentando. De igual manera, protege al arrendatario de cualquier vicio oculto en el hogar, como son averías o desperfectos que no estaban considerados en el contrato (en su mayoría son responsabilidad del arrendador). Asimismo, te protege ante la cancelación del contrato por parte del arrendador sin motivo aparente.

Por estas razones, te recomendamos que no dejes nada al azar cuando de tu patrimonio se trata y te protejas con una póliza jurídica de arrendamiento para ganar seguridad y tranquilidad.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

–    Benefitt. (Sin fecha),  ¿Qué es una póliza de protección jurídica de arrendamiento?  Benefitt.  Recuperado de:

–   Century 21. (2016),  ¿Póliza jurídica? Arrendamiento seguro. Tumejorcasa.mx.  Recuperado de: ),  ¿Quiénes somos? House protect.  Recuperado de:

–     Legal Global Consulting. (Sin fecha),  Protección Jurídica de Arrendamiento. Legal Global Consulting.  Recuperado de:

–  Sandoval, M. (2015),  Protégete de los malos inquilinos. Metroscubicos.com.  Recuperado de: https://www.metroscubicos.com/articulo/consejos/2015/08/10/protegete-de-los-malos-inquilinos

–    Sateleg (Sin fecha),  Renta sin fiador. Sateleg. Recuperado de:

–    Segurirent. (Sin fecha),  Póliza jurídica. Segurirent.  Recuperado de:

–    Solosur. (Sin fecha),  Protección jurídica de arrendamiento inmobiliario en Méxco  Solosur.  Recuperado de: