¿Cómo rentar una propiedad sin aval?

La renta de propiedades en México es cada vez más común, para el arrendador representa un negocio muy lucrativo y, para el arrendatario, una oportunidad de habitar un inmueble sin realizar un gran desembolso de dinero por adquirir la propiedad. Sin embargo, las restricciones impuestas por los propietarios suelen ser una barrera para los inquilinos que tienen buen historial, pero no cuentan con las herramientas para comprobarlo. Por ejemplo, una de las medidas de protección de los arrendadores es solicitar al inquilino un aval que responda en caso de impago y que compruebe que es poseedor de bienes con un valor igual o superior a lo negociado en el contrato. En este punto, es cuando se complican las cosas, porque siendo sinceros; son pocas las personas que arriesgan su patrimonio construido en años para saldar una posible deuda de algún conocido, resultando imposible que el inquilino pueda rentar el lugar.

Pero en tiempos modernos, esto ya no es un problema,  ya que existen en el mercado opciones para que los arrendadores y arrendatarios puedan rentar una propiedad sin la necesidad de aval y con la protección de empresas, que en caso de impago; responderán por el inquilino. En el siguiente artículo, te explicaremos a detalle cada una de ellas.

 

Adquirir una fianza con una afianzadora.

Esta opción es validada con un contrato proporcionado por una empresa afianzadora que te  brinda certeza jurídica y tienes protección de la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas. Funciona como un aval y, en caso de impago; responde ante el arrendador.

El costo de la fianza puede variar de una aseguradora a otra y del valor de la renta, pero en general, tendrás que pagar por la emisión de la póliza, investigación del inmueble, consulta del buró de crédito, prima base, pago de derechos, etc. Normalmente quien paga la fianza es el arrendatario, porque es a quien protegen en caso de no pagar las rentas.

Los requisitos para contratar una fianza son: comprobar tus ingresos, tener un contrato entre ambas partes y cumplir con los cuestionarios de la afianzadora (antes de contactar a una afianzadora, comprueba que esté inscrita en la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas para evitar fraudes).

 

Hacer uso de Arrendavit.

Ésta opción la puedes solicitar si cuentas con Seguro Social y cotizas en el Infonavit. Los beneficios al que te haces acreedor, son la ayuda que te brindan asesores del Infonavit para rentar una vivienda (que se encuentre en su base de datos) y, en caso de que te llegaras a quedar sin empleo, pagarán por ti 6 meses de renta.

El Infonavit irá descontando los pagos mensuales directamente de tu nómina, es importante mencionar que el monto de la renta debe ser menor a 25% del salario y que el contrato debe durar 12 meses.

 

Negociar arrendador y arrendatario.

Si no cuentas con los recursos para pagar las opciones anteriores, pueden negociar ambas partes y acordar pagos adelantados de renta o una fianza, que proteja al arrendador en caso de que el inquilino deje de pagar sus obligaciones.

 

Contratar una póliza jurídica de arrendamiento.

Esta herramienta es muy parecida a una fianza con una afianzadora, pero con la gran diferencia que una póliza jurídica tiene una protección legal en caso de cualquier situación. Por ejemplo; si algún inquilino no quiere abandonar el inmueble, el despacho jurídico tiene las facultades para imponer una demanda  judicial o extrajudicial.

Si comparamos ambos instrumentos, la póliza jurídica de arrendamiento brinda mayor protección por su carácter judicial, asesoramiento de expertos durante todo el proceso de renta y costos asequibles para los interesados.

 


 

Si estás interesado en rentar una propiedad como arrendador pero el inquilino no cuenta con el respaldo de un aval o garantía, pueden llegar a un acuerdo para contratar una póliza jurídica de arrendamiento. Si ambas partes han acordado contratar una, es importante que investiguen muy bien la empresa en la que lo harán, ya que surgen cada vez más despachos que buscan el dinero rápido y engañan a sus clientes con promesas falsas o desaparecen con su dinero al otro día.

Si quieres evitar algún fraude o la cansada búsqueda en internet, te presentamos una empresa que cuenta con todas las medidas de seguridad y la experiencia de más de diez años en el sector inmobiliario. Esta empresa es Homify, un despacho jurídico con sede en la Ciudad de México y presencia en todo el territorio nacional. Su objetivo es brindarte el mejor servicio y asesoría de abogados altamente especializados que harán del proceso una experiencia única.

Para mayor información puedes contactarlos en su página de internet: segurent.mx para cualquier duda.

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

–  Propiedades.com. (2016),  ¿Quieres rentar, pero no tienes aval? Te damos dos opciones. Propiedades.com. Recuperado de: http://propiedades.com/blog/informacion-inmobiliaria/quieres-rentar-no-tienes-aval-te-damos-2-opciones

–  Proyecto Diez. (2019),  ¿Qué pasa si no tengo un fiador para rentar una casa?. Proyecto Diez.  Recuperado de: https://www.proyectodiez.mx/que-pasa-si-no-tengo-un-fiador-para-rentar-una-casa/

– Nación 3 2 1. (2019),  Las dos opciones para rentar una casa sin aval.  Nación 3 2 1.  Recuperado de: https://www.nacion321.com/estilo-de-vida/que-hacer-si-no-tengo-aval-para-rentar-una-casa

–   Vivanuncios. (2019),  ¿Vas a rentar? Así funciona la fianza de arrendamiento inmobiliario  Homie.  Recuperado de: https://www.elfinanciero.com.mx/inmobiliario/vas-a-rentar-asi-funciona-la-fianza-de-arrendamiento-inmobiliario